Pluma

La Pascua, fuente de la misericordia y de la paz

Queridos diocesanos:

El segundo Domingo de Pascua es el Domingo de la Misericordia divina. Dios es misericordia; éste es su nombre, dice el papa Francisco. Dios es amor; un amor fiel, que ama a su criatura y la sigue amando, incluso cuando se aleja de Él por el pecado; un amor compasivo y misericordioso, entrañable como el de una madre, que sufre y se compadece ante cualquier sufrimiento humano; un amor que está siempre dispuesto al perdón y a la reconciliación. Jesus, su Hijo, con sus palabras, gestos y obras, nos habla de la misericordia de Dios. Jesús es la misericordia encarnada de Dios, es y muestra el rostro misericordioso del Padre. La Pascua de Jesús -su pasión, muerte y resurrección-, es la manifestación suprema de la misericordia divina. Por su amor misericordioso, el Padre envía al Hijo al mundo, que por amor a la humanidad se entrega al Padre hasta la muerte en la Cruz para la redención de los pecados y la reconciliación con Dios y con los hombres; en su amor misericordioso, el Padre acoge y acepta la ofrenda de su Hijo y lo resucita; y, por amor, Cristo resucitado envía el Espíritu Santo.

La misericordia de Dios sigue llegando hasta noso­tros a través de su Iglesia. Jesús, ya resucitado, se aparece a sus Apóstoles y les da el gran anuncio de la misericordia divina: “Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo. (…) Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados les quedan perdonados; a quienes se los retengáis les quedan retenidos” (Jn 20, 21-23). Antes de decir estas palabras, Jesús les muestra sus manos y su costado, es decir, señala las heridas de la pasión, sobre todo la herida de su corazón, fuente de la que brota la gran ola de misericordia que se derrama sobre la humanidad. De ese corazón, Santa Faustina Kowalska verá salir dos haces de luz que iluminan el mundo. La misericordia divina llega a los hombres a través del corazón de Cristo crucificado, que la derrama sobre la humanidad mediante el envío del Espíritu; una misericordia que, a la vez que reconstruye la relación de cada uno con Dios, suscita entre los hombres nuevas relaciones de solidaridad fraterna y se convierte en manantial de la paz.

Con la resurrección de Cristo y el envío del Espíritu Santo, una nueva corriente de vida irrumpe en el mundo. San Pablo nos dice que Dios en su gran misericordia nos ha hecho nacer de nuevo. Sí, la resurrección de Jesús es la causa de que podamos colocarnos ante el mundo de una manera diferente: liberados del miedo, del odio y del egoísmo, abiertos a Dios y a los demás, podemos ser misericordiosos como el Padre, sembradores de misericordia, perdón, reconciliación y paz. Jesús nos enseñó que quien recibe y experimenta la misericordia de Dios, está llamado a “usar misericordia” con los demás y a ser testigo y promotor de la reconciliación y de la paz.

La Pascua es un prodigio de la misericordia de Dios que cambia radicalmente el destino de la humanidad. San Juan Pablo II señaló que “a la humanidad, que a veces parece extraviada y dominada por el poder del mal, del egoísmo y del miedo, el Señor resucitado le ofrece como don su amor, que perdona, reconcilia y suscita de nuevo la esperanza. Es un amor que convierte los corazones y da la paz”.

Son  unas palabras que siguen siendo válidas y motivo de esperanza ante  los enfrentamientos y odios entre personas, grupos y pueblos, ante las guerras, ante los atentados contra personas, pueblos y cosas, ante los viles asesinatos de cristianos, como los últimos de cristianos coptos en Egipto. Sólo la luz de la misericordia divina podrá iluminar el camino de los hombres hacia la reconciliación y la paz. Pero es necesario que la humanidad de hoy acoja a Cristo resucitado, que muestra las heridas de su crucifixión y repite: ‘Paz a vosotros’. Es preciso que la humanidad se deje penetrar e impregnar por el Espíritu que Cristo resucitado le infunde. El Espíritu sana las heridas de nuestro corazón, derriba las barreras que nos separan de Dios y nos desunen entre nosotros, y nos devuelve la alegría del amor del Padre y la de la unidad fraterna. Sólo así seremos capaces de mirar a nuestro prójimo con ojos de misericordia y constructores de la paz.

Con mi afecto y bendición,

+ Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

2872 LH abr 16 - p8 E Lucía Garijo

“Tú no eres tus heridas, no estás condenado a vivir bajo ese peso”

ENTREVISTA – Lucía Garijo, estudiante de Bellas Artes en Valencia.

 

Lucía es una joven estudiante de Bellas Artes en Valencia que, durante sus años en la Facultad y como respuesta a los interrogantes sobre cuestiones existenciales que se formulaba ella misma y los compañeros de su clase, decidió grabar algunos vídeos sobre el sentido del hombre y la mujer, el placer, o las heridas. ¿La fuente? La “Teología del Cuerpo”, un Oratorio de Universitarios promovido por los Cooperadores de la Verdad en Valencia. El último vídeo está, actualmente, dando la vuelta a España por petición popular a los jóvenes del Oratorio. Leer más

2871 LH abr 9 - p8 E Antonio Pérez

“Todos necesitamos ser evangelizados una y otra vez”

ENTREVISTA – D. Antonio Pérez Morales, Vicario General de la Diócesis Nivariense

Hace una semana los sacerdotes participaron en una jornada de formación sobre el primer anuncio. El encargado de la ponencia fue el Vicario General de Canarias, D. Antonio Pérez, que comenzó reconociendo que no es fácil hablar a sacerdotes del primer anuncio. Sin embargo, recurrió al Papa para afirmar que es una necesidad permanente para crecer como discípulos misioneros. Esta Semana Santa será una ocasión  excelente para hacer realidad el encuentro con Cristo.

¿Qué es el primer anuncio?

Fundamentalmente se trata de comunicar lo esencial de nuestra fe. Es compartir con alguien, narrar la propia experiencia de fe, lo que Dios ha hecho con nosotros y presentar en núcleo del Evangelio, que es el misterio pascual. Leer más

2871 LH abr 9 - p6 BREVES 24h para el Señor

“24 horas para el Señor” en Castellón

El pasado 31 de marzo se iniciaron las “24 horas para el Señor” en Castellón, un día entero en el que en la Capilla de la Sangre se pudo acompañar, visitar y orar al Señor, además de que los fieles pudieron recibir el Sacramento de la Penitencia. “Venid a la fuente y bebed del agua que sacia nuestro deseo de felicidad”, invitó durante la Misa nuestro Obispo, Mons. Casimiro López, y continuó: “Nosotros le dedicamos 24 horas, pero Él está permanentemente con nosotros”.

DSC02300DSC02305

Totus Tuus

‘Totus Tuus’, la consagración total a la Virgen María

Desde principio de año, los fieles de la parroquia de Nules, San Bartolomé y San Jaime, y las iglesias del pueblo se han comprometido con la espiritualidad de las hermanas de la Fraternidad Arca de María, conocida como ‘Totus Tuus Mariae‘.

Desde enero han estado impartiendo catequesis abiertas al público para la “Total Consagración a Jesús por María”, una espiritualidad que se remonta a los primeros siglos de la Iglesia y consiste en una consagración completa a la Virgen, con la entrega de todo lo que la persona es y tiene, para que a través de ella, se pueda pertenecer más perfectamente a Dios. Leer más

2869 LH mar 26 - p8 E Gregoire Ahongbonon

“Lo primero que necesitan los enfermos mentales es amor”

ENTREVISTA – Grégoire Ahongbonon, fundador de la Asociación ‘Saint Camille’ de Lelis

Gregoire Ahongbonon era reparador de neumáticos en Costa de Marfil, hasta que después de una profunda crisis personal escuchó un sacerdote decir que cada uno tiene que aportar su piedra a la Iglesia. De ahí ha surgido la Asociación Saint Camille de Lelis, que gestiona casas por África occidental donde se acogen y se reintegran enfermos mentales. Al final de la entrevista, cogiendo cálidamente las manos, pide oración por esta obra y por él.

¿Qué impulsa una obra como la Asociación Saint Camille?

Nunca podría haber pensado en mi vida que iba vivir lo que hoy. Soy reparador de neumáticos, y Dios ha venido a buscarme en los neumáticos. Después de haber conocido la fortuna y atravesado duras pruebas, reencontré el camino de la Iglesia. Tuve la suerte que un sacerdote misionero me acogió como al hijo pródigo, dedicó todo su tiempo a escucharme y comenzó a sostenerme. Organizaba una peregrinación a Jerusalén y me invitó. No sabré nunca cómo dar gracias al Señor. Durante una homilía decía que cada cristiano debe participar a la construcción de la Iglesia aportando una piedra. Esta frase que me tocó y comencé a preguntarme ¿qué puedo aportar yo?

¿Qué le interpeló de los enfermos mentales?

Con un grupo de oración fuimos al hospital general para visitar enfermos. Encontramos varios en una habitación sin ningún trato. Comencemos por lavarlos y buscar medicamentos para que sanaran. Muchos se curaron, y los que murieron lo hicieron dignamente como personas.  Comencé a comprender personalmente porqué Dios se ha identificado con los pobres y los enfermos

¿Cómo se muestra el rostro de Cristo en los enfermos y pobres?

Pasando un día por la calle en 1990, vi un enfermo mental desnudo, buscando en las basura algo para comer. Siempre había visto esa imagen porque son habituales en África, pero nunca me había dicho nada. Pero esa vez lo vi de otra manera, y me dije que el Jesús que busco en las iglesias es persona en ese enfermo. Así comenzó todo.

¿La experiencia del amor de Dios ayuda a sanar?

¡Ah, sí! Mucho. El Señor nos ha dicho: amad a los otros, ama a tu prójimo como a ti mismo. Y lo primero que necesitan esos enfermos es ese amor. Verdaderamente una parte de su sanación es el amor. Claro que los medicamentos son necesarios, , pero ese amor los ayuda mucho. Si se ha dado cuenta, todo el mundo tiene miedo de los enfermos mentales, y ese miedo ocasiona un gran sufrimiento. Pero cuando ven personas que empiezan a amarlos y confían en ellos, se produce una gran transformación.

2869 LH mar 26 - p4y5 Repor 24h para el Señor

“24 horas para el Señor”: un regalo de Dios para ti y para mí

Parece que no, pero en la calle no se escucha del todo bien. Cuando vamos caminando con alguien y hablamos, parece que nos tengan que gritar para poder entender. Y a veces intentamos hablar con nosotros mismos, pensar en cosas determinadas, y cuando nos damos cuenta, estamos pensando en otras muy distintas, que nada tienen que ver con lo que nuestra voluntad ha marcado. ¿Por qué si quiero pensar en lo que vamos a hacer mi familia y yo estas vacaciones de Pascua acabo pensando en la lista de la compra? ¿O cuando quiero pensar en lo que voy a jugar con mi hijo cuando llegue a casa acabo pensando en el trabajo que tengo que hacer mañana? Leer más