Pope Francis greets newly married couples during his general audience in St. Peter's Square at the Vatican in this Sept. 30, 2015, file photo. Pope Francis' postsynodal apostolic exhortation on the family, "Amoris Laetitia" ("The Joy of Love"), was to be released April 8. The exhortation is the concluding document of the 2014 and 2015 synods of bishops on the family. (CNS photo/L'Osservatore Romano) See stories to come.

Análisis sobre las estadísticas de descenso de los matrimonios

A raíz de la publicación en diversos medios de las estadísticas que muestran un importante descenso de los matrimonios en general, y que dejan los canónicos en un 21,8% en Castellón, D. Luis Oliver, Delegado Diocesano para la Pastoral de la Familia y la Vida, analiza estos datos.

“El estudio publicado hace unos días en un medio de comunicación de ámbito nacional pone de manifiesto la grave crisis de la institución del matrimonio que vive nuestra sociedad desde hace ya más de un decenio. El número total de matrimonios celebrados disminuye y también lo hace el de las bodas canónicas. Del mismo modo- aunque no es objeto del estudio- las separaciones y divorcios han aumentado también de un modo considerable. Todo ello pone de relieve que la institución del matrimonio y la familia están gravemente enfermas, lo cual es objeto de reflexión, preocupación y pesar por parte de la Iglesia.

Hace tres años el Papa Francisco convocó a obispos, sacerdotes y laicos a un profundo estudio -que se prolongó durante dos años- sobre esta situación, con el objetivo de analizar las causas, dar nuevas pautas para toda la Iglesia, y trasmitir motivos ciertos de esperanza. La exhortación apostólica “Amoris Laetitia” (La alegría del amor) es el resultado escrito de esa reflexión conjunta con toda la Iglesia. En efecto, como decía San Juan Pablo II: “El futuro de la humanidad pasa por el vigor de la familia”.

En nuestra Diócesis hemos acogido las indicaciones del Papa Francisco, haciendo de esta Exhortación la pauta transversal de la acción pastoral en las delegaciones de enseñanza, juventud, catequesis, parroquias y movimientos. Anunciar el proyecto de Dios sobre el matrimonio y la familia de un modo renovado con cursos para adolescentes, novios, etc.; celebrar este designio de Dios con las familias a través de vigilias de oración, reuniones de matrimonios, etc.; sanar las heridas propias de la condición humana en el seno de las familias a través del Centro de Orientación Familiar de la Diócesis. Estos son los ejes básicos de un trabajo que ahora resulta más urgente y prioritario, iluminado siempre por la ayuda de Dios que mira con misericordia los avatares de todos los hombres.”

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *